Cuidar tu voz es un acto de amor hacia vos mismo, la voz te presenta, te da identidad, te da Impronta

Cuidar tu voz es un acto de amor hacia vos mismo, la voz te presenta, te da Impronta e identidad

La voz es un medio de expresión y para muchos, un instrumento de trabajo. Se consideran profesionales de la voz a todos quienes hacen uso de ella para fines laborales u artísticos, tales como profesores cantantes, locutores, actores, periodistas, fonoaudiólogos, telefonistas, presentadores de eventos; quienes deben intentar mantener una buena higiene vocal.

La voz, al igual que otras estructuras del cuerpo, requiere de ciertos cuidados que permitan mantener una emisión vocal sana y sin tensión, previniendo así diversos tipos de patología, como los nódulos, pólipo, edemas, disfonías funcionales, etc.  

1. Evita carraspear y toser constantemente

Cada vez que toses o carraspeas las cuerdas vocales se golpean entre sí, lo que a mediano y largo plazo puede ser perjudicial para tu salud. En vez de toser y carraspear bebe un sorbo de agua o traga saliva. Si vez que esto no funciona y el toser o carraspear se torna una necesidad permanente, consulta con un especialista, en Otorrinolaringología pueda que haya “algo” que esté reconociendo la laringe como cuerpo extraño  

2. Evita gritar 

Gritar irrita, tensa y fatiga las cuerdas vocales. En vez de gritar acércate a quien quieres dirigirte o si eres docente, espera a que baje el ruido de los alumnos antes de hablar. Utiliza estrategias que te permitan captar la atención de ellos sin la necesidad de gritar, como por ejemplo aplaudir.

3. Utiliza amplificación

Si te vez enfrentado a la necesidad de hablar en público, utiliza algún tipo de amplificación. Debes estar consciente de tus capacidades y/o límites vocales. Trata de no sobrepasarlos. 

4. Utiliza técnica vocal adecuada para la actividad que realizas

Debes conocer sus capacidades y limitaciones en la expresión del canto. No te esfuerces intentando alcanzar tonalidades fuera de tu tesitura (rango de notas que se puede emitir cómodamente) ni tampoco cantar en un registro vocal que no es el tuyo (por ej., cantar de soprano sí se es contralto).

Utiliza la técnica de impostación vocal

5. Utiliza un tono de voz adecuado 

Muchas veces utilizamos un tono de voz que no nos corresponde, ya sea porque no nos gusta nuestro tono de voz o porque tratamos de imitar algún tipo de voz que nos agrade.

Cuando tú hablas en un tono (de forma permanente) fuera del que por fisiología te corresponde, se produce una voz en un estado de desequilibrio muscular, que lleva a tensar las cuerdas vocales y provocar disfonías.

Si no sabes cuál es tu tono medio hablado o necesitas ayuda al respecto, consulta con un Fonoaudiólogo. 

6. Evita hacer uso excesivo de la voz cuando ejercites

Cuando se realiza actividad física, la respiración se acopla a las necesidades de oxigenación del cuerpo, por lo cual se recomienda no hablar durante ese periodo hasta que el sistema respiratorio se recupere. 

Cuando se realiza actividad física de fuerza (pesas, flexiones de brazo, etc.) las cuerdas vocales se cierran, por lo cual se recomienda no hablar durante el ejercicio para evitar aumentar la tensión muscular a nivel de la laringe. ​

7. Evita usar ropa muy ajustada

Cuando vayas a hacer uso profesional de la voz (canto, clases, teatro etc.) evita utilizar ropa excesivamente ceñida a tu cintura y cuello, pues esto limita y restringe el movimiento del diafragma (principal músculo respiratorio) y de la laringe. Usa ropa cómoda, holgada. 

8. Evita los alimentos muy condimentados

Los alimentos muy condimentados, todo lo que pueda irritar la mucosa laríngea y favorecen el reflujo gastroesofágico.

Y por ende las cuerdas vocales más se irritan

9. Mantente hidratado

Bebe al menos 1 litro y medio de agua al día. El agua hidrata y aclara la voz. Evita exponerte excesivamente y hacer uso de elementos que resecan las cuerdas vocales, tales como el aire acondicionado, el humo de cigarrillo, el polvo, la cafeína, el alcohol, los caramelos mentolados, etc.  

10. Evita los alimentos muy fríos y/o calientes

Procura ingerir alimentos que se encuentren en una temperatura intermedia: ni tan calientes ni tan fríos. Los cambios bruscos de temperatura (como por ejemplo cantar y beber un vaso de agua con hielo) produce, por reflejo, contracciones musculares no deseadas a nivel de la laringe. ​

11. Hace pausas de descanso vocal 

Busca periodos del día donde puedas descansar la voz, como por ejemplo los horarios de recreo, a la hora de almuerzo, etc. En esos periodos evita hablar (10 a 20 minutos). ​

12. Vocaliza antes de trabajar

La voz, como cualquier actividad muscular, requiere de un calentamiento previo antes de ser usada. Antes de hablar, cantar, etc. realiza ejercicios de relajación facial, ejercicios de resonancia y articulación (revisa el artículo “Ejercicios de calentamiento vocal para antes de cantar”). ​

13. Duerme al menos 6 horas diarias

 El descanso es primordial para el funcionamiento del organismo en general. Durante el descanso las cuerdas vocales se encuentran en reposo (al menos en la fonación) y se recuperan para un próximo día de fonación. Duerme al menos 6 horas diarias.

14. Si es necesario utiliza elementos que te ayuden como micrófonos, amplificadores

Es totalmente recomendable.

Si sientes alguna dificultad en tu voz o quieres mejorar tus habilidades vocales, consulta en Impronta te brindamos herramientas para el manejo de tus cuerdas vocales utilizadas para la fonación.  

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba